Antojos en el embarazo: de lo más común a lo más extraño

, Dejar un comentario

antojos en el embarazo

Algunas personas aseguran que los antojos en el embarazo se deben a que el cuerpo de una manera u otra advierte sobre los nutrientes que están llegando a niveles bajos y necesita recuperar para estar fuertes. También se dice que estos comportamientos son causados por los cambios hormonales propios del embarazo y el desarrollo de los sentidos del olfato y el gusto hace que se sientan ganas de comer casi cualquier cosa. Otros defienden la teoría que el bebé es el encargado de transmitirle a mami esos deseos desesperados.

Lo cierto es que, según estudios, 3 de cada 4 mujeres, es decir, el 75% de ellas, experimenta antojos a lo largo del período de gestación. El deseo de satisfacer sus caprichos, por lo general de alimentos, llega a cualquier hora y en cualquier lugar. En ocasiones, las preñadas se antojan de comidas que antes les resultaban desagradables o de combinaciones que cualquiera en su sano juicio no se atrevería a probar.

La idea es que, si el antojo es de algo sano y no muy descabellado, se pueda satisfacer para que la embarazada sea feliz y no entre en crisis, siempre y cuando no afecte su salud o la del bebé.

Los antojos en el embarazo más comunes

Para muchas mujeres el chocolate es el causante de sus delirios; no importa si están felices, molestas o deprimidas. Sin embargo, durante la dulce espera, cuando esas mismas emociones están a flor de piel, el chocolate se convierte en un objeto de deseo por partida doble.

Aunque parezca extraño, el hielo también es una de las opciones más recurrentes entre las embarazadas para calmar la ansiedad. Algunas aseguran que el frío hace que desaparezcan las náuseas y otros síntomas.

Por lo general, los antojos en el embarazo que se convierten en común denominador son aquellos que calman el deseo de sabores fuertes. Limones, pepinillos, comida picante y quesos son algunos de los que figuran en esta lista.

Futuras mamis con antojos creativos

SI bien es cierto que hay antojos muy normales, hay otros que parecen sacados de una película de ciencia ficción. Lo más común dentro de esta categoría son las combinaciones. Hay embarazadas que se les ocurre mezclar pescados con chocolate, cereales con mostaza, papitas fritas con helado, vegetales con mermelada… ¡La imaginación de una mujer en estado parece no conocer límites!

Hay otro grupo que opta por querer comer cosas que no son comestibles. En esta lista aparece la crema de dientes, algodón, papel, tierra mojada, yeso, tiza, bloques de cemento, piedra y hasta jabón azul. ¡Esperemos que el futuro papá llegue a tiempo para impedirlo!

Pinterest
 

Dejar un comentario

(*) Obligatorio, tu email no se publicará