Aprender a hablar. Ayuda a tu bebé

, Dejar un comentario

 

aprender a hablarEstas son algunas de las dudas que más preocupan a las madres hoy en día. Desean saber en qué momento comenzarán a hablar sus bebés y cómo pueden ayudar a que el desarrollo del verbo sea el adecuado en cada etapa de la vida del nuevo integrante de la familia.

En los primeros meses de desarrollo el bebé no es más que una extensión del cuerpo de la madre, y es así como debe ser. El niño no hace diferencias entre su cuerpo y el de su madre, por lo que sus primeros sonidos serán exclusivamente vegetativos (estornudos, eructos, bostezos…). También utilizarán el llanto como principal forma de expresión de molestia, hambre y sueño. En esta etapa, el bebé no es capaz de diferenciar entre un sonido y otro; sencillamente los emite a voluntad de su organismo.

A medida que el bebé crece, comienza a desarrollarse su identificación como ser propio e individual. Su cuerpo empieza a diferenciarse del de su madre y alcanza la etapa más importante en el crecimiento del bebé, ya que no debe sentirse bajo ningún concepto abandonado, pero sí estimulado en su autoconocimiento. Las primeras palabras del bebé se producirán a partir de los 16 meses y harán referencia a su realidad más cercana: papá, mamá, tata, etcétera. Pronunciarán los sonidos que más escuchen y tenderán a imitarlos.

Una forma de estimular el lenguaje de los bebés es hablarles constantemente utilizando un verbo común y sencillo. Leerles historias y poemas, además de relatarles cómo serán sus paseos y las actividades de la cotidianidad estimularán el cerebro del bebé. En ningún caso es recomendable hablarles con diminutivos o cambiar el nombre a las cosas creyendo que le facilitaremos el aprendizaje; recordemos que en los primeros años nuestros hijos son pequeñas esponjas que absorberán los nutrientes físicos y espirituales de su futuro, así que mientras más les estimulemos y cuidemos, mejor capacitados estarán para la vida. Contribuir a que se desarrollen en un ambiente pacífico, sin ruidos estridentes ni palabras malsonantes, es una buena forma de que aprendan a valorar el silencio y la paz.

Hay que recordar también que las edades para hablar no son exactas, pues cada bebé tiene un ritmo particular. Sin embargo, siempre es recomendable acudir al médico si se observa que el niño se retrasa en emitir sonidos, o no muestra demasiada curiosidad. En los primeros meses es cuando se pueden detectar enfermedades, oculares o auditivas, así que estar muy pendientes del bebé en estos primeras etapas debe ser la misión de los padres y madres.

Pinterest
 

Dejar un comentario

(*) Obligatorio, tu email no se publicará