Los cuatro tips básicos para combatir la cicatriz de la cesárea

, Dejar un comentario

cicatriz de la cesarea

La cicatriz de la cesárea es una marca que muchas madres desearían eliminar de sus cuerpos. Se trata de la cicatriz que queda en la zona inferior del vientre después de la intervención quirúrgica y es una consecuencia inevitable del nacimiento del bebé cuando el parto se realiza por este método. Hoy en día los avances de la medicina consiguen hacerla menos visible que antaño, pero evidentemente no desaparece del todo. Los cirujanos hacen el intento de camuflar la cicatriz, pero el pubis se ha convertido en una zona cada vez más visible gracias a las depilaciones, por lo que esconder la marca es una tarea compleja.

Sin embargo, existen algunos trucos que puede aplicarse para reducirla a su mínima expresión. Pasada una semana desde que se haya realizado la cesárea, la madre ya puede comenzar a tratarse la cicatriz. Lo mejor es hacer todo lo que esté al alcance de la mano para ayudar a que el cuerpo genere sus propios medios y la marca sea lo menos visible. La cicatriz puede ser más o menos notoria según el cada caso específico de cada madre; influyen aspectos como factores genéticos que dificulten su cicatrización, infecciones en la zona y muchos otros, pero si todo es normal, tres pequeños consejos servirán de maravilla:

Tips contra la cicatriz de la cesárea

  • La primera semana debes cuidarla como una herida normal, lavándola con agua y jabón, colocando algún desinfectante y poco más. Si te inflama un poco, frotar suvamente con hielo puede funcionar. Por supuesto, si existe algún dolor extraño, inflamación de la zona o supuración, debes acudir al médico.
  • Una vez que el dolor te lo permita, y esto suele suceder normalmente transcurridos unos ocho días del alumbramiento, debes comenzar a darte pequeños masajes en la propia cicatriz y en los alrededores. La mejor forma de hacerlo es como si te dieras pequeños pellizcos en la piel, pues así ayudarás a la distribución de la grasa en la zona y a la regeneración de la piel. No debes preocuparte por romper o afectar la cicatriz, pues el masaje tendrá precisamente el efecto contrario si lo haces con paciencia y cuidado.
  • Otro consejo fundamental es mantener la zona hidratada. Intenta aplicarte con frecuencia cremas naturales, que no tengan olores fuertes ni contengan fármacos. Coloca estos productos en la zona afectada y masajéala hasta su completa absorción. Uno de los productos que funcionan mejor es el aceite de rosa mosqueta, que debe aplicarse a diario para curar la cicatriz de la cesárea.
  • La alimentación es el otro aspecto a cuidar. Al igual que la piel exterior, es necesario mantener la hidratación en nuestro organismo. Por tanto, la recomendación es beber mucha agua y también comer alimentos ricos en proteínas y vitaminas.

Recuerda que debes esperar pacientemente a que la cicatriz desaparezca. Además, para ayudarte a ser paciente piensa que éste es el momento de disfrutar de tu bebé, de cuidarlo y cuidarte. Sin embargo, si la marca perdura en el tiempo y te causa molestias o vergüenza, existen tratamientos láser y quirúrgicos que pueden ayudarte. Debes tener en cuenta que para someterte a un tratamiento de este tipo hay que esperar unos seis meses tras la cesárea, así que aunque optes por ellos, no está de más que también sigas los consejos sencillos que acabamos de darte. Con ellos, la mayoría de las mujeres logran reducir la cicatriz a un tamaño muy pequeño, lo cual reduce significativamente las molestias.

Pinterest
 

Dejar un comentario

(*) Obligatorio, tu email no se publicará