S.O.S: ¿Cómo enseñar a un niño a dejar el pañal?

, Dejar un comentario

como enseñar a un niño a dejar el pañal

Cómo enseñar a un niño a dejar el pañal es una de las preguntas más comunes y aterradoras de los padres cuando se dan cuenta de que su bebé está cerca de ser un niño. Los pañales han sido desde el nacimiento parte de la vida cotidiana de sus hijos y son, aunque no se hayan dado cuenta, la herramienta más útil y práctica de su quehacer como padres.

Cuando llega el momento de decirles adiós, o empezar a hacerlo, es normal entrar en pánico, sentirse perdidos o imponer cierta resistencia. Algunos padres le dan largas al proceso ya que si por ellos fuera sus hijos usarían pañales hasta la universidad, sobre todo si son varones: esa naturaleza desastrosa es difícil de controlar. Pero el asunto es ineludible, tarde o temprano hay que despedirse.

Lo que hay que considerar es que todo tiene su ventaja. Aunque sea una tarea difícil y llegue a ser un poco desagradable, cuando los niños aprenden a vivir sin pañales la vida de papás mejora: no más bolsos ni pañaleras gigantes al hombro ni incómodos cambios en baños públicos y, sobre todo, se acaba la odisea y gastos de encontrar pañales de la talla correcta. No suena tan mal después de todo, ¿no?

Entonces, ¿cómo enseñar a un niño a dejar el pañal?

Observa y conoce a tu hijo

La primera pregunta que viene a la cabeza es cuándo es el momento ideal. Esto puede resultar sumamente confuso, sobre todo si se pregunta a otras madres cómo enseñar a un niño a dejar el pañal. Unas opinarán que es mejor empezar temprano, otras te recomendarán esperar a que se siente y camine bien o incluso llegue a entender lo que ocurre. Todas tendrán opiniones y experiencias totalmente distintas y entonces tu mente quedará más estropeada que un pañal nocturno.

Aquí conocer a tu hijo te dará la respuesta que buscas. Trata de escuchar la vocecita chillona que a veces ignoras y que algunos llaman “instinto materno” y comienza la transición cuando consideres que tu bebé está listo para ello sin que signifique un sufrimiento o traumas.

No lo obligues

  • Haz del proceso algo natural, trata de presentarlo como un juego o una dinámica divertida. No le impongas nada, más bien busca la manera de que tu hijo se entusiasme con la idea de dejar de usar el pañal.
  • A los niños les motiva sentirse adultos, así que una buena técnica es decirles que ahora son grandes y no tienen que usar pañales.
  • Regálale ropita interior estampada con sus caricaturas favoritas y no escatimes en comprar un “potty” en el que se sientan cómodos.
  • Establece dinámicas en las que cada vez que tengan ganas avisen y luego de que vayan exitosamente al “potty” no dudes en halagarlos y celebrar lo bien que lo hicieron.

Ten paciencia

Es probable que sea un proceso largo que aprendan a avisar: algunos niños no aguantan las ganas y otros, curiosamente, no se sienten en confianza suficiente para “hacer” sin el pañal. Aquí es cuando más interviene la paciencia: establece rutinas con horas y siéntate con ellos. Hay muchos libros con colores, dibujos e historias que son hechos precisamente para educarlos y motivarlos en este momento.

En la noche conserva el pañal

Cómo enseñar a un niño a dejar el pañal por la noche puede resultar difícil, así que lo recomendable es hacer cambios graduales y permitirles usar pañal cuando duermen ya que tienen menos control de esfínteres durante esas horas. Esta etapa debe ser pensada a largo plazo porque resulta más complicada para los niños.

Sin embargo, hay medidas básicas que siempre deben ser tomadas en cuenta como acostumbrarlos a hacer pipí antes de dormir y evitar darles líquidos al menos dos horas antes de acostarse. Dependiendo de los hábitos de sueño que el niño tenga, se puede incluso despertarlo para que vaya al baño y no pase tantas horas sin hacer pipí; pero esto depende de cada caso en particular ya que no a todos les beneficia interrumpir el sueño.

Durante este proceso la mejor recomendación es paciencia y más paciencia. Vendrán días y momentos molestos, pero no debes reprender a tu hijo si no logra controlarse y llegar a tiempo al baño. Lo más importante es lidiar con cariño con la experiencia y pensar en que, una vez superada, todo será más fácil en el día a día de ser padres.

 

Pinterest
 

Dejar un comentario

(*) Obligatorio, tu email no se publicará