Entre padres e hijos, puesto ocupado

, Dejar un comentario

padres e hijos

Pareciera ser una etapa superada esa de padres ausentes o con capacidades limitadas para comunicarse con sus niños. Hoy día es común encontrar cercanía entre padres e hijos, compromiso a profundidad con el crecimiento de los niños y deseos de involucrarse en cada etapa de su desarrollo, cautivados con cada detalle, cada gesto y cada ocurrencia.

La relación padres e hijos es algo fantástico. Trae frescura a una zona un poco viciada de nuestra experiencia colectiva, donde los padres no siempre son tan atentos y las madres deben ocuparse de todo. No es de gratis que en la famosa canción el papá haga arepitas de cebada y no dé nada.

Siendo un padre de esta era, ajeno a esa naturaleza distante, el reto que debe asumirse e instaurar otra forma, otra idea de lo que es la relación entre padres e hijos. La del papá que da tetero, se llena todo de puré y compota, no teme a los buches ni pañales y escucha con atención desde los balbuceos tempranos hasta las épicas que sus muchachos le narran sobre su día de escuela. Aún teniendo esto claro lograrlo no es tan sencillo.

Padres e hijos, cosas de toda la vida

En Venezuela, hoy día, 70 de cada 250 son madres solteras. Ser madre soltera implica encargarse de la crianza de los niños y proporcionar el ingreso necesario para la misma. En la realidad que expresan estas cifras se sustenta la noción de una paternidad abandonada,

Los tiempos han cambiado pero nada pasa en vano. Tenemos una historia larga de madres solteras, y todo infante de género masculino, desde temprana edad  se percata de esta extraña circunstancia. De una convivencia forzada que se desarrolla entre la vida propia, la experiencia individual, y las cosa que se esperan de él para el futuro. Debe verse en el espejo con lo que un hombre hace o deja de hacer, para bien o para mal. Esta imagen tiene gran influencia en las relaciones padres e hijos, ya que los niños aprenden de lo que ven.

Sustitutos para padre

La dificultad para ocupar el puesto de papá radica en que hay numerosos candidatos. Y no hablamos de otros padres ni nada por el estilo. Alrededor de ambos, madre y padre, los abuelos, las abuelas, las tías y amigos cercanos, todos temen en algún rincón muy profundo de su interior que el padre no esté, y en consecuencia se preparan a ayudar en todo lo que puedan.

Puede suceder, por ejemplo, que alguien muy cercano difiera sobre un tema relacionado con el cuidado del bebé. Digamos el momento en el que se hace necesario dejar el tetero, o cualquier otro asunto en el que se requiera unidad familiar y un poco de firmeza.

Si la postura de los demás es no prestar demasiada atención a la del papá, con todo el derecho para opinar y ayudar por siendo parte de la familia como suelen ser, se deben aclarar ciertos límites. Los únicos con la potestad para tomar decisiones con respecto a los niños son sus padres, y ambos compartes de manera equitativa esta responsabilidad.

Madres y padres

Después de todo lo dicho es sencillo concluir que el que tiene que darse su puesto es el padre. No es así, la manera amable, con tacto y sana es abordar el reto como pareja. El individuo es responsable de sus acciones y no de la de sus pares. Y sin embargo observamos cómo los padres irresponsables a lo largo de los años imprimen expectativas bajas en todos los que pertenecen al gremio.

Sea justo o no, la tarea es reeducar una sociedad, empezando por reeducar a una familia y mejorar el concepto de relaciones de padres e hijos. Es una tarea ardua, difícil para una sola persona. La madre, en contraste con el padre, es la responsable de todo a los ojos de los demás. Y por el bien de los niños y la familia, madre y padre deben hacerse uno en cuanto a lo que autoridad, afecto y responsabilidad se trata.

Paternidad

La base y el origen de todo este artículo no es lo que piensen otros, es la conexión con sus hijos. Ser padres es la experiencia que le dará sentido a su paso por este mundo, y lo hará a través de todo lo que ustedes lleguen a darle a sus hijos.

Son cosas inmateriales aquellas que tienen más valor e incidencia en el futuro de un niño. Se miden a la par de un abrazo entre padres e hijos, unas palabras necesarias de apoyo, consejo y amor. Ese es el puesto de los padres, por su importancia todos se preocupan y ocupan para que no quede vacío. Tienen la fortuna de poder estar y de querer estar presentes: háganlo, ¡es algo maravilloso!

Pinterest
 

Dejar un comentario

(*) Obligatorio, tu email no se publicará