Estreñimiento en bebés: alivio en tus manos

, Dejar un comentario

estreñimiento en bebésEl estreñimiento en bebés es uno de los malestares más comunes que afecta a infantes menores de un año. Se caracteriza por la dificultad o poca frecuencia de evacuación y, sobre todo, heces duras que producen malestar y dolor. La consistencia de la “caca” suele ser mucho más determinante para saber si un bebé tiene estreñimiento, ya que es la principal causante de las molestias que tenga.

Estreñimiento en bebés bajo control

Como padres no hay nada que angustie más que escuchar a nuestro bebé llorar, sobre todo para los primerizos a quienes seguramente les tocará lidiar con un inexplicable ataque de llanto rabioso en medio de la noche, sin tener a quien pedir ayuda: eso es un clásico escenario en la vida de todo padre recién estrenado. La preocupación se incrementa y se vuelve desesperación cuando el llanto no cesa. Lo importante es no perder la calma y ser buenos observadores de todos los detalles que nos ayudarán a determinar la causa del llanto y malestar.

En principio es fundamental siempre prestar atención a todo lo relacionado con nuestros hijos, en especial cuando son bebés que aún no expresan sus penurias: esa es la edad en que mamá y papá pueden entrometerse en todo lo que hagan y en cada caca que pongan, literalmente. Ya cuando estén creciditos pondrán los limites y clamarán por su privacidad. Por ahora, mientras apenas comienzan la vida es preciso estar alertas a cada resto en el pañal que puede contar mucho al momento de hacer un diagnóstico.

La frecuencia no es tan importante en bebés muy pequeños, ya que las evacuaciones suelen ser irregulares y se normalizan con el pasar del tiempo. Sin embargo, si la consistencia de las heces ha sido dura y poco frecuente últimamente es probable que ese llanto que te despertó sea causado por estreñimiento. Por otro lado, es preciso que examines a tu pequeño paciente: palpa su barriguita con suavidad en la parte inferior. Si está dura, tu bebé hace esfuerzo y comienza a llorar con molestia es porque tiene estreñimiento.

Manos a la obra

Probablemente tras hacer el diagnóstico lo primero que querrás hacer es tomar el teléfono y llamar al pediatra, aunque sean las 4 de la mañana, y luego pedir que envíen paramédicos en una ambulancia de emergencia. Pero no, el estreñimiento en bebés no amerita tales recursos. De hecho, aunque no lo creas, en tus manos está el alivio para el ese malestar.

Con un delicado y amoroso masaje en la pancita de tu hijo lograrás calmar tal molestia, estimulando su intestino para que pueda evacuar. Lo recomendable es frotar los laterales de su barriga con suavidad en el sentido de las agujas de reloj y, poco a poco, presionar con los dedos el abdomen. Puedes cantarle o susurrarle en un tono bajo para que se relaje. Esto, además de aliviar el malestar del estreñimiento en bebés, creará un lazo de confianza entre tu hijo y tú.

La zona central del abdomen es mejor no masajearla mucho porque allí se encuentra el estómago y, de estar lleno, puede causar que el bebé lo devuelva. Suficiente ha sido el trasnocho como para también lidiar con vómito sobre tu pijama, ¿no crees?

Para eliminar el aire de los intestinos que le causa dolorosos gases, es recomendable flexionarle las piernas en dirección al abdomen. ¡Cuidado! Esto hará que quizás llore con más fuerza e histeria porque le dolerá un poco. No te preocupes, tu hijo no te odiará. Al menos no todavía, porque para eso está la adolescencia.

Repite el procedimiento varias veces con paciencia, quizás el alivio no llegue de inmediato pero eventualmente ocurrirá y cuando pase tú te sentirás como un auténtico súper héroe que ha salvado a su hijo del estreñimiento en bebés, ese terrible enemigo que llegó para quitarte una noche entera de sueño y muchas más que están por venir.

Pinterest
 

Dejar un comentario

(*) Obligatorio, tu email no se publicará