La mejor manera de tener un embarazo sano

, Dejar un comentario

embarazo sano

Tener un embarazo sano es la meta de toda mujer que próxima a ser mamá. El periodo de gestación exige un esfuerzo increíble al cuerpo materno: el simple hecho de proporcionar oxígeno y nutrientes a una criatura en formación es un milagro de la biología que requiere mucho compromiso y dedicación.

Para lograr un embarazo sano hace falta una buena alimentación, visitas regulares a un médico de confianza y seguir al pie de la letra lo que el caso particular amerite. Aparte de esto, hay algunas otras cosas que pueden ayudar a que los nueve meses de gestación sean de bienestar óptimo y mucha felicidad.

Ingredientes para el embarazo sano

Si tratamos el embarazo sano como se trataría a una receta de cocina, los ingredientes principales del plato serían paz y tranquilidad. Francamente, es difícil llegar a término en buen estado de salud si la madre no se encuentra lo más tranquila y segura que pueda estar.

No sólo se trata de buena disposición y pensamiento positivo. El embarazo sano debe ser una realidad tangible, por ello la paz y tranquilidad de la que hablamos debe sustentarse necesidades prácticas completamente satisfechas.

Junto a esas necesidades deben encontrarse suplidas también necesidades emocionales y mentales. Sólo la unión armoniosa de estos dos aspectos de la vida humana y lo que ésta amerita pueden garantizar un embarazo sano como resultado.

No sólo se heredan los genes

En el campo emocional es importante mantener presente el efecto que la tristeza, la ira o el miedo pueden tener en el futuro infante. Si fueran sólo las hormonas las que se transmitieran vía directa al bebé para mantener un buen estado de ánimo ya sería importante pero, junto a la base química detrás del entendimiento que tenemos del milagro de la gestación, existe un factor menos mesurable.

Así como en ocasiones la voluntad de vivir puede sobrepasar las expectativas de los médicos, e incluso llegar a representar un elemento de respeto por parte de los más veteranos entre ellos, de la misma forma la voluntad de dar vida a ese nuevo ser debe alentarse y mantenerse.

Ahora bien, se trata más de dejar que la esperanza y la alegría fluya que de evitar las situaciones que provoquen ansiedad. Todas estas emociones negativas tienen una forma de alimentarse justo en el intento desesperado por huir de ellas, por lo que la mejor manera de vencerlas es dándole mayor foco a mejores emociones, sin renegar de nada de lo que se siente, con la disposición de hacerlo siempre mejor.

De esta forma el bebé experimentara incluso antes de llegar al mundo una de las lecciones más atesoradas de la vida: cómo seguir adelante.

La buena compañía no viene mal

No tiene que ver con la imagen clásica del futuro padre y la futura madre unidos por un amor de película romántica. Al menos, no necesariamente. Por eso nadie debe de sentirse mejor o peor porque sus circunstancias se parezcan, o no, a esa escena ideal. Lo que sí es cierto es que para un embarazo sano un poco de ayuda no viene mal.

Puede ser familia, pareja, amigos, buenos vecinos, compañeros de trabajo o de vida. La persona que puede traer alegría y confianza a la vida durante estos meses retadores es valiosa: esa en la que puedes confiar para bandear los mareos, aquella con un corazón empático por los picos emocionales y quien está dispuesta a considerar los antojos con la seriedad que ameritan.

En definitiva se necesitan muchas cosas para lograr un embarazo sano. La buena noticia es que se puede lograr. Las madres son los seres más fuertes del mundo, pueden hacerlo todo solas y esta misión no es la excepción. Pueden con ello porque si no no estaríamos todos aquí. Pero, aunque puedan, un poco de ayuda no viene mal: así que no duden en darla, ni duden en recibirla.

Pinterest
 

Dejar un comentario

(*) Obligatorio, tu email no se publicará