La realidad de la lactancia hoy en día

, Dejar un comentario

lactanciaLa lactancia desde tiempos primordiales el primer contacto que la madre establece con el hijo al nacer. La forma en que vivimos hoy día puede encontrar el proceso de la lactancia demasiado largo y tedioso. Después de todo, lo importante es distribuir el tiempo de la forma más eficiente posible.

Esta tendencia de colocar la eficiencia no es mero capricho. Así es como esperamos que el resto de las personas a nuestro alrededor se comporten, y eso esperan de nosotros ellos y del mundo entero. Por esta razón métodos distintos a la lactancia natural han llegado a las manos de las madres alrededor del mundo.

Lactancia artificial

Existe un sinfín de artefactos creados con el propósito de extraer la leche materna de la madre. La variedad entre ellos se concentra en el nivel de comodidad que uno u otro puedan ofrecer durante el proceso. El objetivo de todos estos artefactos es facilitar el proceso de lactancia logrando que la madre necesite invertir en el proceso pocas veces al día, en los momentos que mejor crea oportuno. El bebé por su parte tendrá acceso a la leche materna en el momento que la necesite.

Este método proporciona el beneficio de evitar las fórmulas artificiales. Si bien debe recurrirse a estas cuando existe algún problema con la leche materna o la madre no se encuentra disponible, es mejor alimentar al bebé con el sustento que la naturaleza previó para él.

 No olvidemos que numerosos estudios indican el valor del calostro, primera etapa de la lactancia materna, es irremplazable a la hora de proporcionarle defensas al infante. Por su parte, otros estudios establecen que el porcentaje de alergias entre niños que recibieron lactancia materna está muy por debajo de aquellos que se alimentaron con fórmulas.

La madre trabajadora

El sentir común en toda madre es pasar la mayor cantidad de tiempo posible con su hijo. Todas quisieran aprovechar al máximo esos momentos de intimidad y cercanía que la lactancia brinda de manera tan natural y fluida.

Es uno de los incentivos más poderosos para el lazo misterioso entre las madres y sus hijos que elude aún hoy día el entendimiento de los científicos, así como las razones y motivos que rigen este mundo moderno.

La madre desde el comienzo es la conexión de este nuevo ser con el mundo real, la que le proporciona nutrientes y experiencias vicarias durante el periodo de gestación. El que ahora, una vez en el mundo con todas las de la ley, aún se mantenga ese lazo de unión a través de la lactancia debe dar una paz indescriptible al bebé.

Pero no por esto las madres que tienen un trabajo con el que cumplir, un pan que llevar a la mesa o una carrera que mantener deben ser tachadas de insensibles o de desear esa unión menos que cualquier otra madre. Es un mundo lleno de posibilidades allá afuera, pero esas posibilidades no le quita lo competitivo y difícil que aún hoy es cara a las mujeres el campo laboral.

Estas madres trabajadoras logran a expensas de su descanso cumplir con el trabajo, valerse en la ciudad, brindarle tiempo y atención a sus hijos y a veces hasta mantener la casa en orden. Las herramientas que la ciencia proporcione para ayudarlas en este lance eterno con la vida son bienvenidas, como lo son aquellas que facilitan la lactancia materna.

Por descontado está que, al menos una o dos veces al día, las madres trabajadoras busquen el tacto natural de la lactancia materna directa, siempre y cuando sea posible. Es una experiencia que dará paz y alegría a ambos, energía sustentada en la alegría que esa experiencia única proporciona.

Pinterest
 

Dejar un comentario

(*) Obligatorio, tu email no se publicará