Meriendas para niños exitosas y saludables

, Dejar un comentario

meriendas para niñosLas meriendas para niños suelen ser un gran reto para todas las madres, quienes a diario se preguntan cuáles alimentos poner en las loncheras de sus hijos que logren satisfacer los gustos de los niños y a la vez sea nutritivo.

Lo más sencillo suele ser llenar la lonchera con las golosinas que tanto les gusta a los pequeños o incluso darles dinero para que consuman algo en la escuela, exponiéndolos constantemente al consumo de comida chatarra, contaminada o en mal estado. Pero, aunque sea difícil, se debe prestar mucha atención a esto ya que puede incidir sobre el desarrollo físico y  hábitos alimenticios de los niños a futuro.

En meriendas para niños lo fácil no es lo mejor

Hacer meriendas para niños que sean saludables requiere de un poco de creatividad y organización para planificar con antelación el menú. Aunque cueste un poco, es recomendable levantarse un poco más temprano por las mañanas para tener tiempo suficiente de preparar una lonchera nutritiva y sabrosa que sea capaz de ayudar a los niños a elevar su atención y rendimiento intelectual. Con los apuros generalmente se opta por tomar las decisiones más rápidas, que no necesariamente son las más sanas. En la planificación está el éxito.

Además, la salud empieza con buenos hábitos alimentarios: es muy importante que los niños aprendan desde pequeños a diferencia cuáles son las comidas sanas y cuáles no, pues esto les permitirá hacer elecciones saludables por su cuenta en un futuro, cuando se presente la ocasión.

Puntos a tomar en cuenta

  • Los niños en plena actividad necesitan entre 2 mil y 3 mil calorías diarias por lo que la merienda escolar no debe reemplazar el desayuno o almuerzo, sino que debe ser una fuente de energía adicional que les permita a los niños prestar mayor atención y poder concentrarse en clase.
  • La cantidad de alimentos de las meriendas para niños estará en función de la edades, su desarrollo y el tiempo que dure la jornada escolar.
  • Un niño pequeño necesitará porciones chicas que irán aumentando a medida que vaya creciendo.
  • Los niños o adolescentes que permanecen largos períodos fuera de casa deben llevar una merienda un poco más fuerte. Lo ideal es que incluya carnes como el jamón ó pavo y también cereales, verduras, frutas y agua pura.
  • No hay que restringirlos de ningún alimento, por lo que se recomienda incluir siempre un dulce. Esto es incluso esencial para su nutrición ya que los niños gastan más energía debido a que se mueven, juegan y saltan. Todo es cuestión de controlar las cantidades.

Atención a todos los aspectos

Al preparar las loncheras escolares se debe cuidar no sólo el factor de la nutrición. También es importante que la lonchera sea apetitosa porque de lo contrario se corre el riesgo de que regrese a casa intacta. Aquí es donde conocer los gustos de los niños y tener creatividad es clave para tener éxito: escuchar los alimentos que quieren y combinarlos con aquellos necesarios, pero poco atractivos, es un gran truco para que coman de todo un poco.

Por ejemplo, si quieren mantequilla de maní lo ideal es que la consuman con alguna fruta en vez de hacerlo con chocolate o alguna galleta cargada de azúcar. Se trata también de e negociar con ellos.

Algo importante es que los alimentos que se envíen  al colegio sean variados y fáciles de digerir para evitar que les caigan pesados y se sientan mal. Se debe evitar aquéllos alimentos que pueden fermentarse fácilmente o provocar indigestión.

La presentación de los alimentos también puede ser una motivación para que se los coman con gusto. No es lo mismo un sándwich envuelto en papel aluminio a otro envuelto en alguna servilleta con dibujos de su caricatura favorita. Todo es cuestión de ingeniárselas, los niños comen también con la vista.

Por último, aunque parezca irrelevante, lo más recomendable es invertir en una buena lonchera duradera y de un material que proteja y conserve frescos por más tiempo los alimentos de las meriendas para niños. Las más recomendadas son aquellas que contienen material aislante y son resistentes al agua, ya sean suaves o duras.

Con creatividad y planificación, preparar meriendas para niños dejará de ser una tarea engorrosa y se convertirá en una garantía de bienestar al proporcionarles todos los nutrientes que los harán más sanos e inteligentes, además de recibir el amor que tanto merecen con esas comidas especialmente preparadas para ellos.

Pinterest
 

Dejar un comentario

(*) Obligatorio, tu email no se publicará