Niños durmiendo bien: crecimiento feliz

, Dejar un comentario

niños durmiendo

Cuando tenemos en casa niños durmiendo entre seis y ocho horas estamos garantizando también pequeños con menos problemas de comportamiento y mejor humor. Un niño sano necesita entre muchas cosas el amor de su familia, una alimentación sana y el descanso suficiente que garantice su desarrollo y felicidad.

Sin embargo, muchas veces es difícil lograr que los niños pequeños obedezcan cuando toca irse a la cama, por lo que esta hora puede llegar a ser motivo de berrinches y problema para muchos padres. Lo fundamental para evitar y resolver esta conducta es establecer ciertos hábitos en la rutina para que ir a dormir sea un momento de paz que brinde a los más pequeños una mejor calidad de sueño que contribuya con su  crecimiento físico e intelectual

¡A dormir!

El sueño sano es esencial para la salud y el desarrollo de los niños, ya que promueve el mantenerse alerta, tener buena memoria y comportarse mejor. Generalmente los que están durmiendo entre seis y ocho horas al día son mucho menos propensos a problemas de comportamiento e irritabilidad, están más contentos y prestar mayo atención. Por ello, es importante que los padres inculquen en sus hijos buenos hábitos de sueño desde que están pequeños.

Para lograr un sueño de calidad lo ideal es establecer una hora fija para ir a la cama. Asimismo hay que evitar mirar televisión por periodos prolongados o escuchar música estridente, sobre todo durante las horas previas a irse a dormir. Los padres debe asegurarse que el ambiente sea propicio para el descanso mientras están los niños durmiendo.

De no hacerlo, sus hijos están expuestos a ser irritables, agresivos, con fatiga exagerada y a presentar somnolencia durante el día, lo que condiciona falta de atención en sus actividades escolares y bajo rendimiento.

Debe asegurarse que la calidad del sueño sea óptima, ya que es más importante dormir mejor en vez de dormir más tiempo. De nada servirá  dormir por muchas horas si este sueño no es reparador. Las horas de sueño estarán determinadas de acuerdo con la edad y la exigencia que demandan las actividades diarias.

Niños durmiendo poco, muchos problemas

Si hay irregularidades mientras están los niños durmiendo puede deberse a algún tipo de desordenes del sueño, muchos de los más comunes identificados en infantes son: pesadillas angustiantes, terrores nocturnos que pueden presentarse durante periodos de transición, estrés o cambios de rutina diaria o forma de vida.

Otro trastorno es la apnea del sueño, periodo en el que ocurren pausas en la respiración, los niños habitualmente roncan, su sueño es inquieto y pueden manifestar somnolencia durante el día. El engrandecimiento de las amígdalas, alergias nasales y obesidad suelen ser factores de importancia en el desarrollo de este trastorno.

En todos los aspectos de la vida de un niño, lo más importante es la organización y los buenos hábitos. El caso del sueño no es una excepción, ya que el establecer buenas costumbres para descansar es  la clave para lograr paz mientras estén los niños durmiendo. Es necesario que los padres intervengan y vigilen todos los aspectos referentes al sueño de sus hijos para que ellos puedan dormir y descansar bien. Esta es una de las maneras de garantizarles felicidad y un desarrollo pleno mientras disfrutan al máximo de sus actividades diarias.

Pinterest
 

Dejar un comentario

(*) Obligatorio, tu email no se publicará