Parasitosis en niños: enemigos microscópicos

, Dejar un comentario

parasitosis en niños

Ser niño significa, entre muchas cosas, descubrir el mundo y experimentar todo lo nuevo que hay ante sus curiosos ojos que recién se abren ante todo lo nuevo. Esa aparente necesidad de jugar con la tierra, meter los deditos en todas partes y llevarse cualquier objeto a la boca es parte inevitable de este proceso de curiosidad infantil que hace muy común la aparición de parasitosis en niños, situación que empeora cuando se suma la resistencia de lavarse las manos antes de comer.

Además, paradójicamente, la parasitosis en niños muchas veces también puede contraerse a través de esas frutas y verduras que tanto queremos que coman y que sin saberlo han sido regados con aguas negras o contaminadas.

¿Qué es la parasitosis en niños?

La parasitosis en niños es la infestación de diversos tipos de parásitos que pueden causar daños de acuerdo a su tipo o la agresión a la mucosa.  Puede ser de dos tipos: por helmintos y por protozoos. Los helmintos son gusanos, como áscaris lumbricoide y la Tenia. Por su parte en el grupo de los protozoos están las amibas, entamoeba histolytica y giardia intestinali.

Las amibas en el intestino consumen los nutrientes de los alimentos y no dejan que el organismo los absorba. Por ello, algunos niños presentan cuadros anémicos o desnutrición con falta de concentración o cansancio crónico. Por esta razón los más recomendable siempre es desinfectar y hervir correctamente los alimentos y lavar las manos antes y después de ir al baño o de probar algún alimento.

Daños microscópicos

La parasitosis en niños causa daños muy variados y con afecciones específicas, que pueden reflejar dolor abdominal y diarrea; mientras que los de otro tipo pueden provocar hasta neumonía. La áscaris puede emigrar hasta el pulmón o al conducto biliar y causar obstrucción. La Tenia, en cambio, puede emigrar hasta los ojos, el corazón o al sistema nervioso central.

No obstante, la amiba es considerada como el parásito más común, cuyos síntomas son nauseas, dolor abdominal, vómito y diarrea. En ese sentido, la amiba produce diarrea con moco y sangre, lo que se llama disentería amibial.

Manitos bien lavadas

Por su habitual inquietud y curiosidad, los niños son mucho más propensos a este problema de salud. Por esta razón inculcarles lavarse constantemente las manos antes de comer y después de ir al baño debe ser una de las labores de todo padre. Además, es aconsejable realizarles cada seis meses una desparasitación supervisada por su pediatra.

Ante una posible parasitosis en niños o incluso para su prevención es sumamente importante no automedicarse, ya que debe de ser tratada por un médico. Cada parásito tiene indicado un medicamento específico diferente, pues no existe uno que los elimine a todos

Sin embargo, así como algunos alimentos pueden ser fuente de parásitos, otros pueden ayudar a remediar la parasitosis en niños.

  • Ajo: es un alimento con múltiples facultades medicinales que funciona como antibiótico y también es eficiente para el tratamiento de parásitos. Lo ideas es machacar un pedazo de ajo crudo por la mañana.
  • Semillas de auyama: Son uno de los remedios naturales más efectivos para mejorar los casos de parasitosis en niños ya que, a diferencia del ajo, resultan más fáciles de ser consumidas por ellos.Pueden tostarse en el horno con especias como canela y nuez moscada, o licuarse en bebidas con leche.
  • Semillas de lechosa: Sus beneficios para las enzimas estomacales favorecen el funcionamiento digestivo y la eliminación de parásitos. Lo ideal es hacer un buen batido de lechosa y licuar la fruta junto con algunas semillas. A los niños les gustará endulzado y con un toque de vainilla.

El consejo más importante que los padres deben tomar en cuenta para evitar la parasitosis en niños y su potencial contagio es velar por el constante lavado de las manos antes de comer y después de ir al baño, desinfectar correctamente todos alimentos, en especial aquellos que provienen de la tierra, hervir el agua de consumo y desparasitar regularmente a todos los miembros de la familia, incluidas las mascotas.

Pinterest
 

Dejar un comentario

(*) Obligatorio, tu email no se publicará