Parto en el agua. Pros y contras

, Dejar un comentario

embarazoAunque parir en el agua es una opción que se remonta a la antigua Grecia, lo cierto es que no se trata de una alternativa demasiado frecuente. Sin embargo, son cada día más las mujeres que se atreven a tener a sus hijos de manera poco convencional. Si piensas en el parto en el agua, debes estar informada de los pros y contras de esta práctica.

Lo primero que aclaran las clínicas y hospitales de todo el mundo donde se realizan este tipo de partos es que el agua es un medio que ayuda a que la mujer se relaje y tenga sensaciones más placenteras, lo cual también ayuda al feto a la hora de nacer. Esto es tan cierto como que los expertos rechazan mayoritariamente la teoría de que el bebé se siente más a gusto al entrar en contacto con un medio semejante al útero materno, ya que el niño es sacado del agua inmediatamente ya que necesita respirar.

Parto en el agua. Beneficios para madre e hijo

Aparte del beneficio principal de esta técnica en cuanto a la relajación de la madre, también se destaca la comodidad que ésta siente al moverse, ya que el peso que ha adquirido durante el embarazo no se nota en el agua; además, estos partos suelen realizarse en bañeras muy cómodas y espaciosas. Por si fuera poco, hay madres que se sienten menos expuestas en el agua, por lo que pueden relajarse más al saber que su cuerpo está sumergido. La temperatura tibia en el agua ayuda a disminuir la cantidad de adrenalina que produce la madre. Esta hormona endurece el cuello uterino y hace que la dilatación se retrase. Por otra parte, la falta de gravedad provoca en el cuerpo un aumento de la producción de endorfinas, las hormonas encargadas de reducir el dolor y hacer que el tiempo pase más rápido.

El bebé se ve inmediatamente beneficiado de la comodidad de su madre, pero esta técnica también le aporta otros beneficios al neonato, pues el medio acuático provoca una disminución de la presión de la pelvis sobre su cabecita, además de disminuir el riesgo de infecciones ocasionadas por las rupturas de membranas anticipadas que a veces ocurren.

En cuanto a contraindicaciones importantes, los médicos no destacan ninguna y apuntan que sencillamente es una opción más para las madres. En lo que sí insisten es en recomendar buscar clínicas especializadas y dejarse asesorar por el ginecólogo; una complicación puede suceder en cualquier momento y tanto la madre como el bebé tienen que estar en buenas manos.

En nuestro país hay algunas clínicas que ofrecen todas las garantías para realizar el parto en el agua. Algunas de ellas son Aquamater, Auroramadre, Buen Nacer y Embarazarte. En todos estos sitios podrás asesorarte sobre este método, que no es sino otra manera más de dar a luz naturalmente.

Cinco tips clave del parto en el agua

  • El agua debe ser tratada. Si se tienen dudas en cuanto a la calidad del agua de las tuberías, lo mejor es utilizar agua mineral. Lo ideal es que la madre se duche antes para eliminar cualquier suciedad.
  • No pasa nada si la madre expulsa una pequeña cantidad de heces durante el parto. Sin embargo, para minimizar esta posibilidad, puede hacerse un lavado intestinal natural con un té de manzanilla tibio cuando comience el parto.
  • La temperatura ideal del agua se ubica entre los 36 y los 37 grados centígrados.
  • Existen bañeras especiales con más profundidad y paredes transparentes, pero este tipo de parto puede realizarse en cualquier bañera bajo supervisión médica.
  • La preparación prenatal de la mujer no requiere cambios especiales si se opta por el parto en el agua.

 

Pinterest
 

Dejar un comentario

(*) Obligatorio, tu email no se publicará